lunes , 4 marzo 2024

DE VUELTA AL INFIERNO (MI 2ª CARRERA ENDURO) by POL VINYALS

REBAJAS

Seis meses ha sido el tiempo que me he dado (o el calendario de Enduro catalán) para prepararme para volver a competir desde mi primera carrera, en marzo de este año.

pol_1
Foto: ebreactiu.cat

Quizás algunos recordéis mi primera experiencia (Endubitem), publicada también en Enduro Spain. Entrando en un mundo desconocido, ignorado y sobretodo infravalorado desde mi punto de vista. Debido a mi falta de entrenamientos no fui capaz de terminar la carrera, realizando solo 4 de los 6 tramos cronometrados. Llegando con retraso ya al segundo tramo de enlace. Aun así la experiencia fue positiva, y mi valoración personal favorable.

Después del “fracaso” (y lo pongo en comillas porque a pesar de no terminarla, considero un éxito salir vivo) me propuse entrenar con más intensidad y regularidad para ganar forma y resistencia, sin dejar de lado mis sesiones de DH para ganar velocidad y habilidad sobre la bici.

A pesar de mis ambiciones, me fue difícil no solo concienciarme, de todo aquello que debía hacer, sino de sacar tiempos libres por tal de llevarlo a cabo. Sabiendo que una sola salida a la semana no era suficiente, pero sin más tiempo libre que los findes…

Aun así, en cuanto se presentó la oportunidad no dude en apuntarme, y más cuando se trataba de una carrera en Vallnord, organizada por el mismísimo Cedric Gracia.

La carrera, recuperando el verdadero enduro, se trataba de dos días corriendo a ciegas (blind-racing) por los alrededores de Vallnord, con la única posibilidad de ver los senderos el día antes a través de unos vídeos colgados “onboard”. Lamentablemente, la carrera tuvo que ser cancelada hasta el año que viene, aunque realmente me dio un respiro, pues como ya os he dicho, no estaba entrenando lo suficiente.

El tiempo pasaba y decidí empezar a hacer salidas de enduro, a pesar de que la temida selectividad se acercaba… Al fin había llegado al punto en que la bici es lo más importante jejeje.

Tocaba volver a ponerse las pilas y entrenar duro, así que planifique dos mini-viajes de verano para hacer enduro con un amigo, Sergi, que correría la carrera conmigo. 1 semana por el Valle de Aran y otra en Riudarenes, paraíso del enduro en Catalunya. El “viaje” al Valle de Aran, consistió en 4 días de enduro asfixiante, debido a la falta de oxígeno por la altitud, y 3 días en el AranBikePark. Por otra parte, el viaje a Riudarenes fue aún más cansado, 6 días de enduro sin descanso, con un total de 185 km y un desnivel de 5500 m.

pol_2

Después de estas dos semanas (no continuas) ya me sentía preparado para volver a competir, así que me apunte sin dudarlo un par de días antes de ir a entrenar. La carrera, en Sant Joan de les Abedesses (Ripoll, Catalunya), constaba de 32 km y 1600 metros de desnivel; pobre ignorante…

Ir allí fue como un flashback a Bitem. Después de ver los angostos senderos, los rockgardens infinitos y la cantidad de saltos, se me fueron quitando las ganas. Y las lluvias del día anterior y el consecuente barro, hicieron el resto. Bajando con mucha precaución, o más bien, con mucho temor, y subiendo a un ritmo lento, aunque sacando los pulmones por la boca, conseguimos terminar 3 de las 4 especiales. Al terminar la tercera especial estábamos exhaustos, así que decidimos volver a casa y entrenar el fin de semana antes.

Por suerte la siguiente vez fue más fácil. Los senderos no estaban tan embarrados, y el hecho de ya conocer el circuito, hizo que el esfuerzo fuera más ameno y no tan exhausto. Por suerte, o no, ese día aun nos quedaban algunas fuerzas al terminar el tercer tramo, así que decidimos subir hasta el último. Íbamos subiendo, a trompicones, mareados y sin fuerzas, alrededor de una hora y media de subida, arrastrando la bici. Finalmente, después de dudar varias veces, debido a la larga distancia del enlace, pudimos llegar arriba y empezar a bajar el tramo. ¡Por fin!

Alrededor de 7 horas para hacer el circuito entero,  pasados de tiempo… pero lo importante terminarlo. Una buena comida para recuperar fuerzas y para casa. Todo estaba hecho, todo preparado, excepto mis expectativas de salir con vida de las secciones más difíciles… Y llegó el domingo, siete días que volaron, ¡era hora de salir a correr!

LA CARRERA

Apenas suena el despertador, me levanto como un rayo y rápidamente me preparo. Lo cargo todo al coche y a la carretera. Tras algo más de una hora circulando y muchas dificultades para encontrar el paddock, al fin llegamos. Pido mi dorsal, el 69, “un buen número” pienso, seguro que me dará suerte…

pol_4

20 minutos antes de mi hora de salida, encuentro a mis compañeros. Sergi, compañero de mini-viajes, y Fran, un amigo suyo. Después de la foto de rigor en la plataforma de salida, nos disponemos a empezar la que será, la carrera más dura hasta el momento para los tres.

Empiezo el tramo de enlace a la primera especial. Pasado un cuarto de hora, apenas veo a mis compañeros. Sergi va en un grupo y Fran ha empezado muy conservador. Pasan los minutos y poco a poco me voy acercando a Sergi, “está aflojando”, pienso; así que quedará poco para llegar. Pasados otros 5 minutos y una rampa bastante durilla, por fin llego al inicio del tramo cronometrado; no me lo puedo creer, he llegado con 15 minutos para descansar. Me tumbo en la hierba y espero impaciente que me den la salida.

TRAMO 1

3-2-1… Salgo muy motivado pero al momento resbalo por un problema en la cadena; empezamos bien, aun así me monto al momento y empiezo a bajar. Me esperan unos 7 minutos de sendero estrecho y resbaladizo… Cojo un par de curvas y mi ritmo cardíaco acelerado, es lo que tienen las curvas. Llego al primer obstáculo del tramo, un pequeño bajadon, muy simple pero en los que suelo perder el control al bajar, así que me bajo de la bici para pasarlo a pie. No me siento muy confiado después de esto, así que decido no saltar una pequeña rampa, tampoco la había hecho anteriormente.

Mis temores se acercan al ver que Sergi me pisa los talones, justo en la parte más estrecha del tramo. Intento apretar pero es inútil, Sergi siempre ha sido más rápido que yo, así que le dejo pasar en cuanto puedo. Sigo adelante y cruzo la carretera, “estoy en mitad del tramo”, me espera una pequeña subidita y luego el rockgarden. Aunque resbaladizo, me las apaño para salir rápido y adelantar a Fran, que había salido 30 segundos antes que yo. Me motiva y me da fuerzas para seguir. Han pasado apenas 5 ó 6 minutos y me estoy acercando a meta, después de algún que otro pedaleo, y dejar pasar a dos corredores, por fin llego abajo. FIN DEL TRAMO.

pol_3
Foto: endubitem btt

Estoy bastante cansado, pero el tiempo apremia, rápidamente me pongo a subir hacia el tramo 2. La subida, más larga que la primera, se me hace muy rápida y amena; está vez porque voy con Sergi (Fran está desaparecido) y me he tomado un “Five hour energy” (concentrado energético) y estaba notando el efecto. Sorprendido, llego arriba antes de lo que esperaba y vuelvo a tener más de 10 minutos para prepararme y descansar. Después de charlar un poco e hidratarme, me dispongo a salir.

TRAMO 2

BIP-BIP-BIP! Salgo, esta vez con más calma, y apenas empezar ya encuentro el primer tramo difícil; un corto pero inclinado desfiladero lleno de barro y piedras, donde es fácil embalarse y perder el control. Sin soltar freno, consigo llegar abajo y sigo adelante. Después de alguna que otra curva, llego a la parte que más temía de la carrera, un bajadon doble con una raíz enorme en medio, que mojada podía suponer un grave problema. Espero unos segundos para dejar pasar a Sergi;  y me bajo de la bici, no me atrevo a ir montado (a pesar que lo considero más peligroso bajar a pie). Por suerte, me doy cuenta que han abierto una trazada alternativa.

Sigo bajando de manera muy conservadora, “pisando” freno para no descontrolarme y caer (debido al barro) y dejando pasar algún corredor de tanto en tanto, hasta que llego a la parte de saltos, donde está gran parte del público. Aun la motivación que supone los aplausos y gritos… escojo la línea fácil, mientras que grito “¡viva los cagados!”. Continúo hasta llegar a la carretera, pedaleo un poco, lo que me permite el cuerpo; y vuelvo a entrar al bosque. Estoy llegando al final, esquivo algunas rocas, cojo un par de curvas y bajaditas, suelto freno en la bajada final y salto unos escalones. ¡Terminado!.

pol_5
Foto: endubitem btt

Dejo la bici cuidadosamente y voy a por algo de beber en el avituallamiento, donde me reúno con Sergi de nuevo para comentar a bajada. Después de retomar fuerzas y charlar, nos ponemos a pedalear tranquilos. Tenemos alrededor de una hora para realizarlo. Tardamos más de lo que esperaba, el efecto del concentrado parece haberse esfumado, me duele la barriga y noto algún pinchazo y dolor en el corazón. Intento calmarme un poco y descansar pero el dolor no cesa hasta que dan la salida y me concentro.

TRAMO 3

Empiezo a bajar dándole fuerte, dispuesto a hacer una buena bajada y recuperar un poco de tiempo. A excepción de una pequeña parte que hago a pie debido a la dificultad, este tramo es el que más me gusta. A pesar de seguir siendo un singletrack muy estrecho, en este no hay curvas tan cerradas, varios rockgardens, pero sobre todo, el terreno está más seco y me permite tener más control. Voy avanzando por el sendero, superando los rockgardens hasta que llego a un enorme prado y salgo del bosque. Esta parte se vuelve más peligrosa debido al precipicio de la izquierda pero eso no me hace vacilar y casi no toco el freno.

Una subida y varios metros en llano me rompen totalmente el ritmo de bajada. Vuelvo a entrar en el bosque y comienza mi duatlón, y digo duatlón porque durante unos 50-150 metros corro con la bici en vez de montar. De vuelta al bosque, vuelve el barro y las bajadas se vuelven más inclinadas y hay más obstáculos.

Después de dejar pasar a Sergi, y ver como se cae, me bajo de la bici y voy corriendo sendero abajo, montando en pequeños tramos. Al fin, termino esta pequeña parte, donde me pasa el ganador en Masters 50. Toca otra vez subida, en este caso, voy pegado a Sergi debido a sus múltiples caídas, pero no trato de avanzarlo pues estoy exhausto. Se termina el tramo de pedaleo y vuelvo a disfrutar, el terreno vuelve a estar seco y lleno de rocas. El final se acerca, intento apretar un poco más antes de llegar a una bajada en roca bastante empinada, que paso sin problemas, y por fin llego a meta.

pol_6

Varios segundos para recuperar aire y ritmo cardíaco, me preocupo por Sergi. Después de las caídas no tiene muy buena cara. Voy a buscar ayuda y un técnico de la organización le hace un masaje con una crema antiinflamatoria en la rodilla (se ha hecho un esguince).

A pesar del dolor, y por el hecho de “estar en caliente” Sergi decide continuar. Nos disponemos a subir hacia el  tramo 4. Nos acompaña durante la primera parte del ascenso Sami, que terminará coronado campeón en Masters 50. Ya casi sin fuerzas, llegamos a la mitad de la subida y al segundo avituallamiento, donde tomo un par de vasos de bebida isotónica y sigo subiendo. Mutuamente nos vamos apoyando, y después de mucho esfuerzo y sacrificio conseguimos llegar al inicio del tramo 4. Apenas me quedan 2 minutos para mi salida.

TRAMO 4

pol_8
Foto: endubitem btt

Salgo a darlo todo, todo lo que me queda… Con el poco tiempo de descanso empiezo la bajada con nervios. Apenas 5 metros y pongo pie para coger la línea adecuada en una curva complicada. Pasada la curva pedaleo un poco, pues ya voy sin aliento, bajo un par de paredes bastante bien. Al final de la segunda pierdo el control de la bici y me salgo del trail; por suerte solo ha sido un susto. Sigo bajando como puedo y llego a una pequeña sección de saltos. A pesar de que voy confiado, solo hago algunos, pues me veo sin fuerzas y no quiero una caída absurda. Paso el último salto y suelto frenos pues salgo a un prado abierto con margen de frenada.

Llevo unos minutos bajando y ahora viene lo peor. Aunque la parte más difícil ya la he hecho, esta parte del track tiene poca inclinación y requiere algo de pedaleo para mantener la velocidad en algunos puntos. Intento pedalear, algo va mal. Noto que se están cargando los cuádriceps izquierdos así que intento mantener el flow y no tener que pedalear y relajar el músculo… Hasta que llega el verdadero infierno.

pol_9

De pronto el sendero empieza a subir y pierdo la poca velocidad. Es en este momento en el que mi cuerpo se pone en mi contra; mis piernas ya no aguantan más y a la que vuelvo a pedalear me vienen rampas en gemelos y cuádriceps. Pruebo a seguir subiendo pero es inhumano, nunca antes había experimentado algo tan doloroso; el tramo de subida es de más 200 metros pero no quiero parar.

A pesar que no puedo más, sigo avanzando, esta vez a pie, aunque las rampas no cesan. A punto de terminar el tramo de subida, atraído por mis gritos de dolor, un sanitario que estaba ayudando a otro me pregunta si necesito ayuda, la cual rechazo; me aconseja que pare, y que descanse las piernas unos minutos pero no puedo pensar, las ganas de terminar la carrera superan el dolor.

Por fin termino el tramo de subida y puedo volver a montar. El dolor (aunque menguando) ya no importa, solo quiero dejarme ir y terminar. Salgo del bosque y rápidamente desciendo por el sendero, empiezo a ver el pueblo de Sant Joan de les Abedesses. De repente es como si ya nada importara, me cuesta mucho centrarme en el sendero y ser consciente de la velocidad que llevo. Apenas 100 metros antes de la meta hay aficionados que me animan y eso me devuelve un poco a la carrera, esquivo el cortado final pues estoy sin fuerzas y por fin cruzo la línea de meta.

Dejo la bici en el suelo y me dejo caer en la hierba por el agotamiento… por fin, se ha terminado el sufrimiento…

VALORACIÓN PERSONAL:

La verdad es que en el momento de terminar estaba más centrado en el dolor y el cansancio que no en el hecho de que había terminado, se podría considerar una victoria con un toque amargo. Con el paso de los días y el pertinente descanso, me he dando cuenta de aquello que he sido capaz de realizar y superar con éxito. Realmente me siento muy orgulloso de lo que he conseguido, y más aun viendo las expectativas que yo tenía de la carrera, pensando que ni siquiera la podría acabar.

pol_10

En cuanto al crono, Sergi y yo hemos quedado 10 y 11 en Junior, de un total de 16 corredores, y 128/142 Scratch de un total de 188 riders. Desgraciadamente, Fran ha abandonado al terminar la segunda especial.

Así pues, en comparación con mi primera carrera (Endubitem), a parte del hecho de que esta si la que la he terminado, me gustaría destacar el avance que he hecho en categoría junior, pasando de 15/16 en bitem a 11/16 en St Joan, ¡veamos cómo se me da en las siguientes carreras ahora que me siento con fuerzas e ilusión para terminarlas! Y no se harán esperar:

  • Enduro Race North Face 15-16/10

  • Enduro PinedaRocs 23/10

  • Enduanoia 20/11

Para terminar, daros las gracias por vuestra atención y animaros a apuntaros a las carreras y vivirlas conmigo. ¡Gas y pedales!

REBAJAS ALLTRICKS

Te Puede Interesar

Vídeo: CAÍDA Y RESCATE JULIÁN ENDURO SPAIN

Vídeo: CAÍDA Y RESCATE JULIÁN ENDURO SPAIN En este video mostramos la caída (tonta), lesión …

2 Comentarios

  1. Menuda experiencia Pol!!!
    La verdad es que siempre me ha apasionado el esfuerzo y dedicación que le pones a este deporte que otros consideran tedioso y monótono.
    Si algún día quieres contarme como lo haces y enseñarme a bajar como lo haces tu, no dudes en llamarme.
    PD: muchas gracias por estos blogs.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.